jueves, 4 de junio de 2015

LIBERA TU GUARDAROPA! APRENDE A COMO ORGANIZAR TU CLOSET










El día que decidas ordenar tu clóset, saca absolutamente todo lo que tengas ahí. Déjalo vacío sin ninguna pieza adentro, esto facilitará el proceso de selección.

 Una vez hecha esta parte, clasifica tus prendas por tipo: polos, pantalones, vestidos, entre otros. Verás que se hacen pequeñas montañitas de ropa y descubrirás cosas que jamás pensaste que estaban guardadas ahí.

Pruébate y juega con tu ropa
Recomiendo reservar unas dos horas como mínimo de tu día para esta tarea. Es la etapa más fuerte y emocional de todas. Nos damos cuenta de que hemos engordado o adelgazado, cosas que nos quedaban mal ahora nos quedan bien, descubrimos nuevas combinaciones, etc.
Consigue un espejo de cuerpo entero, si es posible dos para tener un campo de visión más amplio, para esta fase. Tómate tu tiempo y experimenta todos los outfits posibles que tu armario puede engendrar.

Amo esta parte. Yo pensaba que era la única que se la pasaba probándose ropa de su clóset, sin embargo, un día entré al cuarto de mi mamá y estaba haciendo exactamente lo mismo.

Puedes llamar a amigas y hacer una tarde súper divertida, ¡como cuando eran niñas!
Déjalas ir…

No te aferres a algo que no hizo nada por ti. No te sirvió de nada y no te hizo ningún favor. No te hablo de tu ex, sino de esas prendas que se pierden entre toda la ropa y no nos fueron útiles ni necesarias en ningún momento. De repente nunca te quedaron bien, te las regalaron, no son tu estilo, hay miles de razones por las que no pudiste haberlas usado, ¡pero no pongas excusas!

Como les contaba, esto me sucede todo el tiempo, así que las decisiones al momento de deshacernos de ropa que no usaremos nunca se deben de tomar con la cabeza totalmente fría. Entonces, tienes que hacerte una serie de preguntas en el siguiente orden: ¿me gusta?, ¿lo usaría?, ¿me queda bien?. Si respondiste que no a alguna de las preguntas anteriores debes de hacerte esta última pregunta que a mi me ha servido bastante ¿a otra persona le serviría?, a otra persona me refiero desde familiares hasta personas de una beneficiencia que necesitan de abrigo.
Separa tu ropa por estaciones
Una vez ya seleccionada toda la ropa con la que te vas a quedar, separa todo por estaciones del año. Esto se hace previo al momento de regresar todo al armario, en él solo se guardará lo que usemos esa temporada. Lo demás puedes almacenarlo en cajas plásticas o bolsas ziploc, y guardarlos en un depósito o cuarto disponible que tengas en tu casa.
Puede que esto dé bastante flojera, sin embargo, les garantizo que generará un montón de espacio en el clóset que podrá ser llenado por futuras compras que realicemos.

Ziploc tiene unas bolsas especialmente para almacenar ropa, ¡buenísimas!
¡Momento de organizarte!
Clasifica tus prendas por tipo. Guarda los tops en el cajón, cuelga las faldas, vestidos y pantalones, y dobla los cárdigans. Esta es una división obvia, pero a veces olvidada, y es la causante de que algunas de estas cosas se pierdan entre tanta tela. Si tienes un poco de tiempo extra, separar por colores y estilos (tank tops de camisas o maxi faldas de minis) te ayudará un bastante a la hora de elaborar un outfit.