viernes, 1 de mayo de 2015

PIENSAS HACERTE UNA CIRUGIA ESTETICA?? ANTES LEE ESTAS RECOMENDACIONES!!

Antes y después de someterse a un procedimiento quirúrgico se reconoce la necesidad de no prescindir del cuidado que un profesional en estética (cosmetólogo, esteticista), en conjunto o de acuerdo con las indicaciones del cirujano plástico, pueda proporcionar para asegurarle al paciente una recuperación efectiva en menos tiempo y con resultados positivos.


De acuerdo con el doctor Luis Antonio Pinedo, miembro de la asociación Colombiana de Cirugía plástica, actualmente la tendencia es trabajar en equipo: el cirujano cuenta con el apoyo inmediato de un grupo de profesionales que están en capacidad de ofrecer al paciente desde la primera consulta la atención relacionada con el tratamiento que ayude a su recuperación.

El tratamiento preoperatorio ayuda a disponer el organismo a la intervención quirúrgica, por lo que en muchos países se recomienda para todas las intervenciones en cirugía plástica, sesiones previas, mínimo diez días antes, de drenaje linfático manual y asistido con aparatología como el ultrasonido, electroestimulación, terapias de regeneración celular, corrientes de alta frecuencia y masajes de contorno. «El preoperatorio asegura excelentes resultados, pues los pacientes  son menos maltratados por edema (inflamación), hematomas y otras ventajas que favorecen la reincorporación rápida a sus actividades cotidianas», señala el doctor Pinedo.

El posoperatorio, por otra parte, pasa por diferentes etapas y exige un gran cuidado. Su objetivo es lograr el mejor resultado en el proceso de cicatrización.

El experto recomienda empezar las terapias lo más pronto posible con maniobras de drenaje linfático (manual y con aparatología) con el fin de estimular los colectores de las linfas (vías para el tránsito de secreciones) a que evacúen los desechos o se reabsorban disminuyendo la inflamación. Este tratamiento es soportado por los pacientes, porque no produce dolor.

El ultrasonido también es recomendable en la etapa posoperatoria en intensidades y frecuencias adecuadas (superficial y profunda), ya que ayuda a tratar la piel dándole elasticidad, estimula la circulación, trata extensiones nerviosas para evitar fibrosis (endurecimiento) y mejora el aspecto de las cicatrices.

Si sigues estas recomendaciones, seguramente los resultados de la cirugía serán óptimos. Recuerda que el cuidado de tu salud es lo más importante.